Imaginate una reja

Se cae de la cama un poco de tu costado, ese que me recuerda a un horizonte. Es que me quedas lejos. Es que te quedo casi a diez gatitos y medio de la lucha. Dejame de perder por un ratito. Me siento como cada historia que inventas en la tertulia de los jueves. Soy un jueves sin devolución. Soy una historia sin esquinas para pararse a descansar.

Todos tus costados son verizontales, -me recuerdan a la plaza con la que sueño una vez por semana-, y me dejan tirada en cualquier orilla del conurbano caliente. Te tengo en frente como si fueses la Avenida Corrientes prendida sol.

Tu pelo corto, tus manos iguales a las manos de alguna futura reina del Imperio azteca; y yo que no me miro al espejo por las dudas, para no confirmar lo que furiosamente sé: Mientras yo me levanto de la silla para calentar el agua del mate, Sor Juana recita versos de Alejandra detrás de mi reja imaginaria.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s