Poesioteada

Reconozco tus pisadas,

porque tus zapatillas no tienen vergüenza,

no se prepotean entre sí

por la mancha de mate que una de ellas tiene:

arcoíris verde blanco y tierra sobre tus pies.

Me siento como quién abre la puerta

para que pase la declinación.

Todos los dedos pegoteados de la casa

se chocan con la mesa de madera,

tac tac tac,

se nos drena la consciencia kukachara, kakuracha.

Mi exceso de comas te lava el cerebro,

es como un copy paste que te tortura,

y yo estoy hasta la manija de esas frases tan completas.

Y si los dos somos el desatino,

yo te conozco desde que eras un pastiche.

sartre-y-simone-de-beauvoir
Jean Paul y Simone
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s