Dos lunas y el tiempo, y todo lo que nos rodea.

Los científicos aseguran que el tiempo comenzó cuando surgió el universo. Tú y yo parte de un universo que nos sostiene y nos atraviesa cada poro de la piel. Tu piel. Tu piel que se apoya en la mía y comienza a nacer la materia oscura, materia invisible pero notable por la fuerza de gravedad que hay entre nuestros cuerpos. Tu cuerpo. Mi cuerpo. Entonces te tomo de la mejilla y te suspiro al oído aquellas palabras que jamás has oído, aquellas palabras que aún no tienen significado y tú me sonríes, y comenzamos a unirnos como dos letras (quizás sólo seamos letras que buscan ser sílabas), y tu piel se desliza sobre el abismo y comienzo a sentirte. Tus ojos me rodean como la luna a la Tierra, como quererte tanto que no me caigo, como eclipsarme al verte rodeada de energías que florecen en un cielo de planetas. Es que tus universos me rodean el alma, y en mis venas comienzan a nadar mis ojos descolocados de este mundo; vamos más allá de lo real, vamos más allá del tiempo, estamos frente a lo galáctico, donde el tiempo parece ser eterno. Y en aquel momento de deja vú y bocas cercanas, cuando mis ojos se penetran en tus verdes planetas, comienzo a susurrarte…

Comerte de a poco como si fueras aquello que puede saciar el apetito de un universo envuelto en letras que giran sobre el sol formando una poesía que grita tu nombre y tus labios comienzan a tocar los míos con gusto a libertad lo cual crea un laberinto de sensaciones casi eternas por querernos quedar en ese tiempo que huele a miradas cristalinas y cuando te miro el dolor se tiene y ya no existen las pausas ni las comas ni los puntos sólo te estoy comiendo textualmente entre las palabras que giran en torno a mi boca y tu boca unidas en un papel que nos cubren los cuerpos desnudos de tabúes y clichés y entonces el sueño se vuelve la plena realidad y lo real sólo son los sueños que nos unen y nos hacen girar en torno al sol y entonces empiezo a amarte con mi boca que sostiene tu saliva con gusto a magia y esto es un enorme sueño en el que te sueño soñando y besándome en cada fonema de esta galaxia sin puntos ni comas ni paréntesis ni guiones porque no son necesarios para vivir en este rincón de vuelos de golondrinas sobre mi pecho y tu piel que gira y gira apoyándose en la mía y revivimos y soñamos y somos dos somos la libertad de las palabras aún sin escribir

 

Me alejo de tu sentido de percepción, y entiendo la incógnita de mi existencia. Los científicos aseguran que el tiempo comenzó cuando surgió el universo. El universo entendido como uno y todo lo que lo rodea. Yo creo que el tiempo comenzó aquel día cuando te miré a los ojos como dos lunas de Júpiter formando un eclipse doble, como todo lo que me une y me rodea.

universo
Este pequeño texto-universo fue compartido por primera vez en FestiNauta.

FESTINAUTA: https://www.facebook.com/festinauta/?fref=ts

Anuncios

4 thoughts on “Dos lunas y el tiempo, y todo lo que nos rodea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s