A-mar

Por: Gustavo Girardi

Él– ¿Escuchas?

Ella– ¿Qué?

Él– El mar, las olas rompiendo en la costa.

Ella– Escucho eso y las gaviotas que vuelan sobre nosotros.

Él– Qué maravilla, qué  inmensidad.

Ella– Somos como un granito de arena.

Él – ¿Por qué lo decís?

Ella– Fíjate, (juntó arena entre sus manos), un granito es insignificante entre tanta arena.

Él– ….

Ella– ¿No decís nada?

Él– Es que me quede pensando, vos sabes muy bien que pienso mucho.

Ella– Lo sé. Por eso cuando piensas me encanta mirarte.

Él– Tenés razón, somos tan pequeños en esta inmensidad.

Ella– Demasiado pequeños.

Él– Pero hay cosas que me hacen sentir como Godzilla.

Ella– ¿Cuáles?

Él– Estas por ejemplo, ¿o me vas a decir que no?

Ella– La de estar mirando el mar, sí lógico.

Él– No me refiero solamente el mirar el mar. Sino también a nosotros.

Ella– (Apoyó su cabeza en el hombro de él)

Él– Cuando estamos juntos todo deja de ser insignificante.

Ella– Dejamos de ser granitos de arena.

Él– Somos más inmensos que el mar.

Leonid Afremov-horizonte azul
Leonid Afremov.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s