Shupma na shamá

Hugo Ball

Y nos vi en el tren, naciendo como el mareo, muriendo con los minutos/reloj, desparramando los segundos/canción, comiendo la vibración de la estación. El hilo colgaba debajo del portaequipaje, mientras vos dabas una clase de philocidades, le leías las manos a Sophia, o hacías un dictado sobre la ironía.

El hilo colgaba desde la invisibilidad sospechosa del aire, desde la descendencia intercalada del enjambre, (tren de alambre). Y mientas tanto yo te seguía con las palabras, el hilo colgaba de tu espalda/espada. Y la ciudad que pisoteamos nos enseñó a calcar mapas, no a caminarlos de rodillas, porque se suben las napas, (dijo un hombre de corbata).

Y en realidad creemos que somos porque nos perseguimos, y en la persecución: zigk zagk, irnos o no irnos. Somos cansados que se reaniman cuadra por cuadra, pisando las hojas húmedas y las palabras. Y el invierno que ya se cansó de nuestros bardos, que nos detesta por perseguidos y karawanados.

Tenemos la valija llena de tierra y de tunadayminada y vamos siempre hacia la misma tierra de la calle cortada. Porque tu kasa y mi caza son la misma cosa, y la calle que nos lleva a mi caza, (nos estalla), nos estalla la cabeza de pensar, que esta persecución se sube sin pagar; se sube al bondi y nos escupe la canción, (des/dos/intoxicación).

Vení acá un minuto, te voy a contar quién soy, desde que me diste la mano, soy la persecución. Y todo el tiempo estoy alerta de escribir algo mal. ¡Qué miedo tengo de hablar de menos! O perseguirte de más. Que te invíto con tilde, que desime con s, que la libreta sin mesa, que tu amanchada careta.

El hilo que cuelga del aire es de shupma na shamá, y la trenada se frena, cuando vibramos, ya no está; el hilo se cae al piso, lo veo desde la estación, es de mañanas con usté, es de manos sin lavar, es la patada en el pecho, es la carrera hacia el techo… y el hilo cuelga del aire, es de shupma na shamá, es tu estaca, y es un grito: ¡Ceci n’est pas une hilito!

Y sin mira pa‘ lante, ¡pucha!, ya nos estamos yendo, siempre me doy cuenta tarde de las cosas, cuando las estoy escribiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s