Arboleda

“Estar contigo y no estar contigo es la medida de mi tiempo”
Jorge Luis Borges.

Extendí el lienzo en un catre desvencijado como mis propias manos. Es una mentira el tiempo. Tal vez, sólo basta con movernos, igual que moléculas, que ideas correteando entre los pelos de un miércoles al atardecer. No importa. Al final, todo se va. La vida es una gran acumulación de abrazos de despedida. De colectivos que no llegan. De trenes encallados entre Palomar-Caseros. Y se dibujaba en el aire tu sonrisa de piel de foca. Mi sensación de no-sé-qué. Toda la música de tu cuerpo. Es una mentira el tiempo. No sé si seremos superprimates ignorando cosas que no comprendemos o seres inconmensurables irradiándonos furiosamente como molinos de electricidad. Estar vivo no es una constante, sino una superposición de círculos concéntricos que me llevan hacia a vos. Entonces tomo un poco de azul del cielo, del rojo de tu labiobajo, del amarillo de tu silencio, y trazo un fondo sobre manchas verdes. Y tomo el tango desde las luces. Y tus ojos negros trazan siluetas. Fantasmagorias. Y tomo un puñado de otoño del suelo. Y lo pego sobre el cuadro con la misma materia que nos imanta. Y juego con la lapicera onduladamente. Y te quiero. Y soy tuyo. No importa. Al final, todo se va. Es una mentira el tiempo. O ya es todo para vos. Después, no importa. Siempre puedes olvidar.

12920929_589258574556838_981190211_n

Imagen de portada y texto: “Arboleda”, Ezequiel Fernández Bados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s