Pa parabarabaraman paaaa pap

Cerrando los ojos, viendo lo real, desempañando con una sonrisa lo que la lluvia opaco de tu andar. El vidrio de tus lentes, las historias detrás de tus ideas, el mar delante de mi marea. Como una constelación lejana, maravilla y desarma. Y sí, ya no tengo armas.

¿Quién se escapa de la primera canción? Ni las vías del tren que ya no pasa, ni el mudo tararear de las bisagras de la puerta de tu casa. Y si todo tiene melodía, ¿quién se escapa de todos los “cómo sería”?

El ruido detrás de tu voz, la estación y la puesta del sol, esa vida que comienza al final, y el sueño que sin dormir, comienza a andar.

Sonaba de fondo, pa parabarabaraman paaaa pap, y los cristales de tus lentes rotos se volvieron a juntar. Esa melodía ya no se escondió, se hizo un poco luna y brilló para vos.

 No había colores, no había razón, no había medidas para la ocasión, cuando de lo simple nació una canción: pa parabarabaraman paaaa pap.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s