(pensar)

A veces me pongo a pensar

(y no cualquier pensamiento, si no ese pensar que perfora los recuerdos, que los escarba hasta llegar al núcleo central, que cuando llegas se  forma un hielo en el alma y duele, como si el fuego te quemara, y sentís que no hay nada, que estás solo en el mundo y duele, porque a pesar de no desear la compañía, la ausencia se sufre, pero es un sufrir que te hace pensar en el mismo dolor, como si fuera un viento fuerte que te sacude, y ese pesar pesa, y el pensamiento empieza a hundirse y te ahogas y no sabes nadar, y recordás “por qué no fui a las clases de natación del viernes”, pero ya es tarde, muy tarde)

en usted.

1791722559046312

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s