Sobre los nuevos métodos de enseñanza musical en el este de Varsovia.

“L’étudiant doit présenter un examen par des experts de la performance après les cinq heures obligatoires de pratique une fois finalisé le processus d’élargissement de la main”.
M.A. Szymanowska, en “Techniques de l’éducation musicale” 1827. Estocolmo

La actual academia de música contemporánea situada al este de la capital polaca, en el distrito de Wesola, contempla, en el marco de su capacitación para músicos profesionales en contrabajo, una propuesta refrescante en la tan conocida técnica de większe rękę (lit. agrandar la mano), craneada desde antaño por los grandes visionarios del arte de esta tierra (tales como Maria Agata Szymanowska –fundadora originaria de dicho movimiento pedagógico- entre otros) que ha sabido extenderse con plenitud por toda el Asia menor y algunas regiones de la Europa escandinava, y también en Siberia –especialmente en la prisión de máxima seguridad edificada por Catalina la Grande- y que planea desenvolverse como (cito a la revista Forbes): “uno de los procesos pedagógicos para la enseñanza de las artes que constituye un papel de importancia capital en la aplicación de tecnología de punta para mejorar la calidad del trabajo humano” (Forbes, nº177; página 23).

El proceso en sí, mejorado con el paso del tiempo, consta de dos secuencias, muy sencillas: en un primer lugar, al acabar los menesteres de armonía, contrapunto, técnica y solfeo, el alumno que posea ciertas irregularidades en las obras practicadas, o que de por manifiesto (manifiesto por lo cual se redacta posteriormente un acta notarial en presencia del notario del pueblo, o en su defecto, un escribano público) problemas persistentes en la ejecución de las obras, será conducido hacia el patio de la escuela, específicamente al sektor techniczny naprawy (“sector de reparación técnica”), en donde se lo recostará en un rectángulo de cristal reforzado de aproximadamente dos metros de largo por un metro y diez centímetros de ancho y setenta centímetros de alto, adecuado con dos orificios de salida para que el sujeto pueda sacar por allí sus brazos. En un segundo lugar, la tapa del compartimiento es cerrada con unos broches de acero irrompibles; se toman las manos del sujeto y se atan a los extremos de sus dedos (recordemos que en alguno de estos lugares el procedimiento se realiza en temperaturas de -10 grados centígrados), unas cuerdas de metal, recubiertas de cobre galvanoplásticamente trabajado, que desembocan en (antes, carretas tiradas por cinco bueyes) vehículos de ocho doce cilindros. Estos últimos, una vez que la maquinaria se encuentra ajustada y calibrada a la perfección, acelerarán, no a su máxima potencia, claro está, pero si a una potencia necesaria, estirando los dedos de la mano del estudiante con el fin de estimular el crecimiento de sus tendones para un buen uso del diapasón del contrabajo y poder abarcar una mayor cantidad de notas de una palmada. Al finalizar el proceso, en tanto que el sujeto no haya perdido ningún dedo, se le conduce a sus aposentos para comenzar sus obligatorias cinco horas de práctica vespertinas. En el caso de la pérdida de dedos, el estudiante es desalojado inmediatamente fuera del establecimiento, previamente indemnizado con una jaula de tres gallinas norteñas y un libro sobre cómo conducir un taxi en Kiev

Si bien, el proceso fue prohibido en cincuenta y dos países, incluyendo el nuestro, nadie hasta ahora puede negar que, no sólo Varsovia es la madre de los mejores contrabajistas de jazz actuales, sino que Kiev es madre de los peores taxistas de la historia.

tortura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s