La araña y el Big Bang

En una de las regaderas de las duchas compartidas del club, la última de la fila, vi una araña. Sus  patas eran delgadas como hilos. Podría ser una de esas semillas de cardo que flotan usando sus filamentos, pero era gris, casi negra… Había tejido su telaraña en la ele de un caño que sobresalía. De la unión con la pared, se escurría una pequeña cantidad de agua.

Me sentí incómodo. Era una situación muy precaria. Ella había encontrado sus recursos. Agua que bajaba suave sin despegarse de la pared y pequeñas moscas de humedad atraídas por el ambiente oscuro y denso de los vestuarios. Pero la fuga iba a ser arreglada posiblemente y, cuando empezara la época de más actividad, las moscas espantadas por la invasión de personas. El ingenio que había utilizado para subsistir no podía servir a ninguna especie como truco estable, como instinto elaborado que transmitir de generación en generación. Se iba a terminar rápidamente junto con ella. Estaba aislada y su fuente se iba a agotar, se perdía en el espacio. Tal vez la situación general es esa. El planeta se acerca al sol a cada segundo, la vida, incluso cuando parece que está floreciendo, se va secando de a poco. Todo es precario desde ese punto de vista…

La peor pesadilla que se esconde en El octavo pasajero no es el alien. La escena en que se enciende la computadora de a bordo, y produce ruidos estrepitosos en el espacio reducido y cargado de la cabina, es donde se nos muestra la riqueza de la película y su verdadera fuente de suspenso. Que la vida dependa de algo tan provisorio y agobiante como un armatoste ruidoso, un ensamble, un parche que puede desplomarse a cada minuto, es el monstruo del film. Como los corazones artificiales o los astronautas flotando en el vacío, separados de una muerte horrible solo por su traje… Desde el punto de vista surgido de la araña, esa precariedad estaría en todas las cosas. El planeta se acerca al sol, todos tendríamos un corazón artificial.

Pero lo oscuro del pensamiento, en un movimiento casi involuntario, vuelve al pobre artrópodo, a la situación inicial. ¿Cuánto viven las arañas? La duración de la pérdida y el abandono de las duchas tal vez fuera suficiente para varias de sus vidas… Las cosas no iban tan mal para ella después de todo. Y la mente, desde el punto que se perdía en el espacio y el recuerdo de la nave espacial que aturdía, pasó de un salto al Big-Bang. El planeta se acerca al sol como una polilla al foco que va a quemarle toda la humedad. Pero un día, si la teoría está en lo cierto, lo que se está expandiendo va a empezar a contraerse, aunque probablemente no tenga sentido hablar de días cuando ya no haya hombres. Todo va a juntarse en un solo punto de nuevo para volver a estallar con una violencia inmensa, una tremenda alegría, y se van a formar galaxias y planetas llenos de belleza. Tal vez haya vida nuevamente o tal vez no, pero en todo caso el ciclo se va a repetir una y otra vez y pum, al carajo, otra gran explosión con la que todo se rearma de la manera adecuada. Tarde o temprano va a volver a haber vida, tarde o temprano parte de ella llegará a la conciencia o a otra cosa distinta. No es difícil relacionar esto con la interpretación cosmológica del eterno retorno de Nietzsche.

Los puntos y remolinos del increíble quilombo de feliz cumpleaños cósmico que promete el Big Bang, yendo y viniendo sin detenerse, insinúan la posibilidad de que en algún momento otras vidas tengan la oportunidad que tuvimos, y eso ya vale la pena. Y, en la ducha, recordé la tapa de un disco nunca editado, rescatado como rareza.  Un hombre y una mujer montados sobre un cohete espacial en el fondo negro y limpio, sin necesidad de traje ni nada, en la generosidad del espacio exterior que se expande agarrando impulso para volver a crear belleza.

¿Alguien quiere escuchar una canción desde el agujero negro?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s