La escritura de los otros

¿Acaso tus pensamientos no dependen de la calidad del papel y la pluma que uses? Nuestros útiles de escritura inciden en la formación de nuestros pensamientos.
Nietzsche

1. Escribir. ¿Cómo escriben los otros? ¿Dónde y con qué herramientas?

2. Me intrigan las formas de la escritura de los otros porque me resultan completamente desconocidas. No conozco otra forma de elucubrar un texto más que la mía.

3. Cuando digo “un texto” hay algo teleológico. No siempre se escribe “un texto”. La mayoría de las veces se garabatea algo que termina en la nada. Otras veces, las menos, se empieza a escribir un texto y se acaba con dos o tres.

4. No me afecta el síndrome de la hoja en blanco. El vacío no es algo que me incomode, a decir verdad. Cuando me siento a escribir tengo más bien el problema contrario, que se presenta como una gran piedra que hay que empezar a romper. Concibo la escritura como un escultor. Parto de bloques (de texto) que voy golpeando con un martillo y una estaca -a veces con sutileza, a veces con el toque brusco con que hago casi todo- hasta que terminen adoptando más o menos la forma deseada.

5. Mientras escribo este texto veo que la cuenta de los borradores de Gmail llega a 87. La mayoría de ellos son posteos que empecé a escribir para NARCO y que probablemente nunca terminaré. Necesito algunas excusas más todavía. (Hago una pausa y me ataca el interrogante: ¿será éste otro de esos borradores que naufragan antes de zarpar?).

6. Una idea nunca es suficiente. Si una idea no se enlaza con otra, con la cual no guarda una relación evidente, entonces no hay post. Si la idea es demasiado pretenciosa y no admite un tono canchero para ser narrada, se descarta. Ya lo habrá dicho alguien antes y mejor.

7. Los post que me gustan hablan un poco del bife y otro poco del cosmos. Son personales pero “compartibles”. Deben evitar la especificidad del nicho, el rigor del especialista y el pecado del barroquismo.

8. Los diez “puntitos”. Los empecé a aplicar casi desde los primeros tiempos de NARCO, primero para ordenar las ideas, después los esteticé (?), los volví parte del contenido. Me gusta la idea de la arquitectura brutalista de exponer los materiales estructurales a la vista, en lugar de esconderlos.

9. Un buen post nace de la certeza de que un post nunca puede ser demasiado bueno y de que nunca será leído por más de un puñado de personas más o menos cercanas a uno. Un buen post es bueno si genera una microcomunidad mientras circula, si dispara ideas o recuerdos. Y sobre todo será un buen post si acepta que no puede ser nunca un gran post y que en el más probable de los casos no será leído por nadie. Entonces, en la renuncia a seducir al lector, el post encuentra su libertad, su forma y su gracia.

10. Cayó un árbol en el bosque digital y no hay nadie que pueda atestiguarlo. ¿Cayó?

Mono cráneo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s