El cuarto Blanco (3)

El falso amor y el espejo

   ¿Qué pensaba antes de divagar sobre mujeres? ¡Ah sí lo recuerdo! ¡El amor!  Algunos tenemos la ilusión de enamorarnos y para ello buscamos encontrar un equilibrio intelectual y físico tan extraordinario en el otro para perder la  noción de nosotros mismos. Es irónico “perder la noción de nosotros mismos” partiendo de la necesidad de la compañía del otro con nosotros; de allí la confusión entre “amar y querer bien” señalada por el Principito, pero sigamos avanzando a ver dónde nos lleva el camino de mis líneas. Si buscásemos seguir el ideal de  ser felices con una compañía digna para dar la vida por ella, desgraciadamente esta felicidad es tan ficticia y pasajera como humanamente puede ser posible: yo opino que el verdadero amor es la elección de libertad de querer estar junto al otro. ¿Qué es eso? Oh, hermosas moscas vengan, vengan y escúchenme… sean ustedes mi público en este cuarto blanco que de momentos se vuelve gris y sombrío por la soledad de mi alma. Les diré amigos, qué ocurriría  si encontrásemos a nuestra alma gemela: tendríamos hijos sintiéndonos “completamente hechos”, pero aquí no acabaría la historia en este cuento de hadas; los años van ligados a una rutina prácticamente inevitable filtrándose en lo más puro, del mismo modo que se la humedad en la mas lujosa y opulenta de las casas; llegando a las bases de sus cimientos hasta finalmente derrumbarla o volverla fofa.

  Desgraciadamente el tiempo convierte todo en cenizas, hasta los cuerpos más fuertes se van deteriorando volviéndose raquíticos viejos; en el caso del matrimonio o el noviazgo más unido, el tiempo y la rutina convierten a jóvenes amantes en simples compañeros de cama. Podrían llegar a ser unidos “hasta que la muerte los separe”, sin engaños, un amor tan puro y magnánimo así como envidiable, sin embargo la pasión del primer día se irá apagando. Por suerte, un amor de tal índole pone en segundo plano lo sexual, supongo que aquí viene una idea más sólida de lo que es amar y su relación con la lealtad.  Pero este amar mencionado es diferente al caprichito subjetivo de ver en el otro nuestro propio espejo existencial para adorarnos, de allí que el amor es incondicional y en el caso de “estar en pareja” lo concibo como una relación de dos seres donde hacen acuerdos mutuos para poder llevar a cabo una relación sin tener que destruirse en un desperdicio de tiempo y energía, volviéndose con una condición la cuál puede llegar a cambiar con el perdón. Podríamos decir que amar es  simbólicamente destruir el espejo de nuestro reflejo para acariciar ensangrentados el rostro del otro…

   Con respecto al amor no correspondido, quienes realmente amaron de  corazón, deberán resignarse a esperar que aquella persona encuentre alguien digno, es decir, que el amor vedado a nosotros sea dado para un hombre/mujer digno de merecerlo y retribuido; esta forma desgraciada,  aunque no lo sepamos, es una forma pura de honrar el sentimiento vivido de aquel amor no correspondido.

hqdefault

   Otros casos se diferencian a estos por ser mucho más inestables, pero sobre todo engañosos: idiotas mueren o se matan en el nombre del amor. Si bien el amor en su esencia es inestable y depende de afecciones junto a vivencias, aumenta más su potencial de inestabilidad el hecho que las palabras elevadas y profundas pueden ser como una hueca torre desembocando en un precipicio. En mi caso las palabras que me ataron en su sublime y encantador vacío fueron: -“te prometo: nuestro amor será para toda la vida” “mi amor es como el mar, eterno e infinito” “te amo”… menudas patrañas, menudos hechizos de brujas y conjuros de hechiceros. ¿Qué quiero decir con esto? Primero y principal no nos dejemos embaucar por lo que consideramos como gente astuta y hermosa, quienes desde nuestras representaciones de sedientos desesperados de afecto buscando el amor  (o aceptación) utilizan este tipo de palabras  como un veneno incoloro mezclándose en un sabroso manantial de sensaciones y sentimientos pasajeros.

   Uno puede conseguir usando las palabras apropiadas prácticamente lo que sea del otro. Por ejemplo, palabras fuertes y profundas carentes de contenido en actos reales y concisos las utilizan los manipuladores para llevar a la cama a quién sea en poco tiempo o muchas mujeres para elaborar los anillos de una gran cadena que servirán para atrapar al hombre bajo el peso de su voluntad.  En definitiva no debemos ser ingenuos con quienes dicen amarnos y sobretodo en un corto periodo de tiempo: generalmente es un engaño… Nosotros, pensamos que las ilusiones nos pertenecen, pero son siempre ajenas: en el otro está la posibilidad de concretarlas.

   Obviamente, en lo descripto anteriormente da lo mismo si uno es hombre o mujer, ambos sexos pueden llegar a ser iguales de perversos; pero si me preguntan a mi en cuestiones amorosas la mayor diferencia se encuentra en que la mujer es mucho mas  meticulosa que el hombre en su venganza. Indudablemente, mientras el hombre es mucho más simple y primitivo (como si fuese un mono), la mujer es un ser encantador y complejo como una bella arpía. Si bien son malos ejemplos son ilustrativos; digamos lo mismo con otras palabras: supongamos que debemos ser torturados por un cirujano o por un cavernícola ¿A quien elegirían como verdugo?  En cuestiones amorosas, la mujer es un cirujano con conocimiento sobre dónde está ubicado el  nervio  correcto para provocar el mayor dolor posible, mientras el hombre tortura dando torpemente certeros golpes de venganza.

   Mi único consejo ante un amor perdido son las palabras de un amigo mío: debemos tratar de no extrañar: de todos los sentimientos el extrañar nos inmoviliza. El miedo, el enojo, el desprecio o la indiferencia nos hacen actuar; la melancolía en cambio nos deja inmóviles frente al otro que puede ni siquiera pensar en nosotros, debemos seguir de pie y adelante, siempre.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s