Con música de fondo es mejor

¡Hola! Hoy quería explayarme un rato acerca de un, no sé si llamarlo así, pero digamos por caso “género musical” que normalmente no suele ser reconocido como tal y al cual la mayoría de las veces no se le presta la debida atención. Estoy hablando del soundtrack, conocido también en español como “banda sonora original” (BSO), que es lo mismo.

Ahora, ¿qué es un soundtrack? para que puedan hacerse una idea clara de en qué consiste, el soundtrack es una de las partes fundamentales de las producciones audiovisuales, ya que contiene la música instrumental y/o vocal que suelen acompañar a las películas/documentales, es decir, a la mayoría de las producciones audiovisuales  y es de vital importancia ya que les incorpora a las imágenes todo el cariz emotivo que sirve para reforzar el significado de las acciones de los personajes. También cumple la función (y esta es quizá su rol principal) de promover la sugestión emocional en los propios espectadores de modo que al mirar una película la persona logre, gracias a la habilidad que posee la música para movilizar sensaciones, sentirse identificado con los protagonistas de la historia que se cuenta, de modo que podría decirse además,  que gracias a este posibilidad, el público nunca se aburre.

En el caso de las películas, contar con un soundtrack adecuado es de tanta importancia, y necesita de tal dedicación, como la misma producción cinematográfica en sí. Es decir, requieren de un productor y director que tengan en claro y de forma precisa qué sensaciones quieren provocar y cuáles efectos profundizar a través de la música en cada escena. Esto implica un trabajo complejo entre el director y el “departamento de sonido” para lograr encajar la imagen y el sonido de manera que cada vez que se presente en escena una batalla entre dos contrincantes, la muerte de un personaje o se represente una situación eufórica, el espectador reaccione adecuadamente, de acuerdo con las expectativas que desde la producción se desea incitar en él para que así tenga efecto la tan buscada movilización emocional.

Por eso, para que se den una idea, ¿qué sentirían si tuvieran en pantalla a Rocky peleando duro contra Drago mientras escuchan de fondo “Barby Girl’ de Aqua’? Seguramente la reacción sería una gran decepción y de estar en el cine saldrían corriendo preguntándose por qué gastaron semejante fortuna en una película así.

Rocky vs. Drago

El soundtrack, como se habrán dado cuenta, es una pieza fundamental en cualquier audiovisual. Generalmente la gente no les presta demasiada atención más que en el momento en que están viendo la peli y hasta podría decirte que si tenés en tu compu algunos bso sos considerado un freaky, snob, o incluso un nerd. Pero más allá de las etiquetas sociales, la banda de sonido es una obra que merece la atención y el reconocimiento del espectador tanto como la merece el director del film o el guionista, ya que en ellas trabajan verdaderos genios que le imprimen a cada pieza una dedicación y un detalle impecable para que el resultado de la mezcla entre imágenes y sonido devuelvan un producto placentero.

Por lo general los podés escuchar en diversas combinaciones, es decir, existen los soundtracks compuestos en su totalidad de manera instrumental, a los que seguramente encuentres con el nombre de “score” y que son encargados a músicos que ya se dedican básicamente a hacer música con esta finalidad, como los del genial Ennio Morricone (Lolita, El bueno, el Malo y el Feo), Yann Tiersen (Amelie), John Williams (Star Wars, Tiburón, Indiana Jones). Están los que compilan temas ya editados por distintas bandas, como en el caso de Iron Man que usó en todas sus pelis varios temas de AC/DC, The Clash, etc., o también los Bso que usan las dos combinaciones. En definitiva casi siempre vas a encontrar en mayor medida de éstos últimos y más que nada por el hecho de que en ciertas escenas queda mejor usar fragmentos musicales instrumentales para generar un poder de sugestión más movilizante y no perder de vista la atención del público que suele quedar absorto en el ambiente que la película le genera.

Finalmente, la banda sonora también está presente en la radio y  la televisión  (cortinas musicales, temas para ambientar situaciones), e incluso es extendido su uso en el mundo de los videojuegos, el famoso GTA (en sus diversas versiones) es un claro ejemplo de ello, como también el Guitar Hero, en el que distintos artistas son contratados por las grandes compañías para grabar los demos de cada partida.

Ahora que ya saben un poquito más acerca de qué es un soundtrack y qué funciones cumplen en la peli, les dejo algunos para que los disfruten, rememoren y los invito a compartir en los comentarios sus autores y discos de Bso favoritos y por qué no también su opinión acerca de los que no les gustaron tanto.

Un abrazo!

Amelie – Yann Tiersen

Ennio Morricone – Lolita (Final Theme)

Lalo  Schifrin – Misión Imposible (1966)

Anuncios

2 thoughts on “Con música de fondo es mejor

  1. Comparto algunos de mis favoritos: Eternal Sunshine Of The Spotless Mind, El gran Lebowski, Trainspotting y, más cerca en el tiempo, Django Unchained. Buen post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s