No existe la justicia, solo el sistema (2da parte)

La sombra de la amenaza parecía disminuirse con las mujeres atravesando el vulnerable portón. Solamente escuchaba mi respiración entrecortándose en un profundo suspiro. Me refregaba los ojos y las imágenes se bifurcaban por mis lentes de contacto,  me ardían mis ojos. La puerta de la sede se abrió incrementando mis palpitaciones con gritos, parloteo, llantos de criaturas desorientadas. Mientras mi coordinadora llamaba a los punteros, al señor J y a la policía, el resto del equipo contuvo a la tutora prisionera en una crisis de nervios. Una asistenta social me pregunto como estaba, atine a decirle “bien” con mi cabeza. Lucia por su parte, colocó  el bendito candado a la puerta asegurándose que la Pochula no volviera a cumplir con su amenaza. Me quede observándolos a todos: muchos chicos rompieron la cáscara acorazada que aparentaban, temblando nerviosos como pollitos asustados. Los profesionales hacían llamadas desesperados (vaya a saber a quien) y por su parte la tutora parecía indignada y hablaba de tomar revancha contra sus agresoras. Atine a ir al baño y vi mi rostro en el espejo: estaba colorado con un pequeño derrame en mi ojo izquierdo. Como pude me quite el lente de contacto abandonándolo en el inodoro. Abrí la manijilla de la puerta, viendo la sede vacía con los residuos de la fiesta de despedida hecha para los chicos. Sentía como si despertara de un sueño viendo las botellas de gaseosas vacías, los pedazos de migas sobre la mesa, las  servilletas sucias alrededor de un tacho de basura. Todo simulaba ser una farsa, un chiste de mal gusto. El golpe de la realidad superando mi buena voluntad término siendo un jarrazo y un intento de homicidio. “Así que no cambia nada, es todo un momento de alegría y los problemas siguen ahí afuera” Evidentemente la Pochula había arrebatado algo dentro mío. Algunos opinaran que me abrió los ojos. No creo eso…Soy necio y terco, se necesita mucho mas para quebrarme.

Rápidamente fueron llegando los padres para retirar a sus hijos de sede, entre tantos el papá de la  tutora agredida quien me agradeció emocionado por protegerla al igual ella. A los 15 minutos del suceso, llego el Señor J a sede, era el superior en rango de los coordinadores. Trato de traer calma a los profesionales ordenando que llamaran a los padres de los beneficiarios para que los retirasen de la sede y mostró mucho enojo con “el Rubio” al no responder la llamada de nuestra coordinadora y estar cobrando el mismo sueldo que nosotros por “cuidarnos”.  Finalmente, después de hacer algunas llamadas a personas mucho más importantes que nosotros (sic) lo ubico y al prevenirle que vendrían representantes de la ley, en minutos el rubio apareció por “arte de magia” como un astuto gato escondiendo sus excrementos con un poco de tierra desabrida. La policía también llego haciendo un hermoso desfile preguntando esto, aquello. Lo más ridículo es que en la esquina, donde vivía la Pochula, se escucharon varios disparos: era un intenso tiroteo producto de un ajuste de cuenta.

Los oficiales se quedaron con nosotros hasta finalizar la batahola, me acerque al Señor J y le dije que no podría participar del acto político porque si iba terminaría con una ulcera debido a una discapacidad que tengo en mis ojos y al agua hirviendo recibido en la cara. Al verme con el rostro colorado, con la remera empapada de agua… me tomo del hombro y dijo-no te preocupes, no te descontaremos los $312. Anda tranquilo a tu casa, pibe.- A los pocos minutos, llego el Rubio junto a los demás punteros. Fingieron preocupación. También llegaron varias patrullas a los 40 minutos… -“Vayan a la comisaría a hacer la denuncia”- Dijo un oficial.  Así lo hicimos.

Esperamos dos horas con mi coordinadora y el equipo para que nos atendieran para hacer la denuncia. Primero a ella paso a declarar y luego fue mi turno. Después de hacerlo la denuncia, ingreso a la oficina un oficial y comento al que anotaba cada palabra en la notebook: -“Recién nos avisaron que una señora producto de un tiroteo quedo herida en la pierna y se fugo del hospital.” El que me tomo declaración le dijo-debe ser la misma… ponemos los dos testimonios junto a la causa de los médicos?- “no… por ordenes del comisario pone todo por separado así tiene menos peso la causa”-  Volví a mi casa… todo había terminado. En la cena mi madre preocupada me pregunto-No te entiendo… ¿Hasta donde pensas llegar con esto?- Solamente la abrace.

Desde mi punto de vista, los actos de la Puchula, del Rubio y otros tantos hijos de puta seguirán estando impunes. Hay gente del subsuelo de la democracia que tiene inmunidad para matar, vender narcóticos, robar o lo que quieran. Todo es una farsa del sistema, todo es política, esté quien esté. Sí existe lo que llamo “la justicia bárbara” y esta es producto de los propios delincuentes tomando cartas en sus asuntos cuando no cumplen con lo pactado. (O en el caso de los violadores, cuando los violan en las carceles)

Semanas posteriores al hecho, me trasladaron a otra sede donde viví experiencias diferentes con chicos provenientes de un asentamiento. Estuve un año trabajando allí logrando cosas que nunca hubiera imaginado. Llegue a ser coordinador y puedo afirmar que  el vinculo me sirvió mucho más para poder hacer las cosas de la mejor manera posible que el precario reconocimiento. Viví experiencias extremas de todo tipo: desde trabajar con chicos adictos, con causas judiciales, contener a una familia al cuál su hija cayo en una red de trata de personas hasta llegue a ver el cadáver de un chico atropellado por el tren. Pero también, logre aportar mi granito de arena, haciendo que un número aproximado de 40 beneficiarios se anotaran para terminar sus estudios. Hoy en día, una colega que sigue trabajando en el envión me da noticias de mis chicos: 12 terminaron sus estudios. Me siento orgulloso de ellos.

Aun hoy tengo marcas de gotas coloradas marcadas en mi pecho, ellas son un testimonio de todo lo vivido en mi experiencia dentro del Envión. Muchos profesionales la siguen peleando. En mi caso, di un paso al costado…

Arroyo 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DIOS NO EXISTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s