El subsuelo de la democracia

Image

Parte Uno: “Me puedo arrepentir de muchas cosas

                      …Menos de haberlo intentado”

 

    Hay una realidad paralela a nuestro mundo de “clase media” y esta en lo que llamo “el subsuelo de la democracia”. Aquí no importa la legalidad o la ilegalidad, hay prácticas repudiables producto de las políticas neoliberales, de los narcos, del poder político, de la marginalidad. Dentro del subsuelo, hay pequeños fósforos, esperando ser encendidos por la llama de la esperanza y poder volverse estrellas, quizás buscan ascender al éter del cielo.

   Creo que el techo del firmamento es lo único que une a las “clases sociales” por llamarlas de alguna manera. Ese cielo, es testigo de los sin nombres despertándose todas las mañanas a trabajar rutinariamente en la  búsqueda del pan… o del vino. El cielo es testigo de algunos jóvenes que se levantan a la mañana a fumar porro, mirar televisión, dormir la siesta y nuevamente fumar porro… esto es causa del futuro que les arrebataron, de la boca del sistema masticándolos cínicamente para después vomitarlos en las calles abandonados.  O quizás de la propia inocencia o estupidez humana de darnos por derrotados antes de enfrentarnos a nuestros problemas. Dios es testigo de la “buena gente” etiquetándolos de “vagos” inclusive temiéndoles por meros prejuicios o costumbre… Y también de las chicas de clase media alta, “grandes” profesionales por cierto, que abonaron su título mensualmente en una universidad privada, para luego ir a juzgar a esos “desclasados” de reojo. Y sin embargo, se sienten bien consigo mismas haciendo “beneficencia con los pobres” para lavar sus inconfesas culpas.

 ¿Y que hay de alguien como yo? De un profesor de Filosofía aprendiendo a gatear como un infante en medio de lobos, de ovejas, de perdidos y aquellos que quieren ser encontrados… Bien,  el cielo fue testigo de la vez que la “Puchula”  me tiró una jarra de agua hirviendo en la cara, dejando todavía manchas en mi pecho, y casi apuñalándome junto a una tutora. Aún  recuerdo esa afilada punta sedienta de sangre abalanzándose sobre mi lado izquierdo… Los ángeles no respondieron a mis plegarias cuando pedía por la aparición  de una pobre chica, que teniendo 14 años, desapareció de la casa 2 meses sin importarle siquiera a sus padres. También fueron testigos del pobre hermanito de “Julián” que por querer agarrar un juguetito cruzando las vías, fue atropellado por un tren… Vi tanto, participe en tanto…

   ¿Saben cuanto vale una vida humana? $500. Por ese dinero un tipo TE mata desde un auto, quedando totalmente impune en el mundo de lo ilegal. ¿Saben cual es el límite de la imputabilidad de los menores? Cuando un pendejo de 17 años le da un tiro a un pobre panadero en el estomago y, como no lo mato, el juez de garantía le da para hacer 10 hs semanales DE “TAREAS COMUNITARIAS”, de las cuales 4 cumplía, supuestamente, dentro del programa Envión. ¿Acaso eso no nos hace dudar sobre lo que falta? ¿Podemos ser acaso tan necios? ¿Cuál es el límite? El cielo es testigo… mis ojos también lo fueron. Quisiera olvidar… quisiera ser el mismo ingenuo que antes… quizás el tiempo me ayude, pero por ahora, solamente quiero contar.

   Durante dos años de mi vida, trabaje en el Programa Envión. Es un programa de inclusión social implementado hace años en Avellaneda, para re-insertar socialmente a chicos en condición de vulnerabilidad. No hay planificación clara de cómo hacerlo, simplemente consta (por lo que entiendo) de dos objetivos formales y uno informal que añado: los jóvenes tienen que trabajar y/o estudiar, y por otro lado apropiarse del espacio otorgado. El mismo está en manos de Acción Social de la Provincia de Buenos Aires y es articulado con los municipios del Conurbano. Nosotros los llamábamos de manera despectiva “los de la Plata”. Mas adelante entenderán el motivo. En dicho programa, se paga una beca mensual: a los beneficiarios pertenecientes al Envión 1 de $350 a $750  y  a los del Envión 2 se les paga entre $150 o $75, dependiendo si cobran o no otras asignaciones.

Para realizar la tarea de sede, se contrato un equipo de profesionales para diversas actividades: dar los diferentes talleres, un profesorde educación física, un psicólogo, dos asistentes sociales y un coordinador. El problema real que afrontan es que no están capacitados para la tarea. Uno debe afrontar situaciones, que van desde meterse en la villa, hasta limpiar la sede, contener chicos, lidiar con actos políticos o con superiores. La mayoría de las veces, uno ve la corrupción frente a frente sin poder hacer nada.

Tengo planeado contar mi experiencia en primera persona, semana a semana si es posible. Con el fin de contribuir algo en la comprensión del fenómeno social de la marginalidad desde un punto de vista alejado de prejuicios.  Después de haber experimentado la pobreza a través de gestos y miradas, intentaré dar un pequeño pantallazo de historias sobre personas que tuvieron muchas cosas para decir y merecen hacerlo.

 Mef. 16/07/13

Parte Dos: “Vidi, vidi, vici”

Anuncios

5 thoughts on “El subsuelo de la democracia

  1. una historia impresionante, lo mejor es que se intento ayudar, desde mi punto de vista, es mejor eso a quedarse como la mayoria acostumbra de brazos cruzados… pero si todos aportamos un granito al final se puede hacer la diferencia.. no hay que dejar de intentarlo… y siempre luchar por lo que uno quiere.. saludos!

  2. Yo vi una parte de lo que habla la nota. Vi la politiqueria mezquina de punteros bajando guita a una madre con 3 pibes por llevarlos a los actos y me alegra ver que alguien puede denunciarlo porque sabe de lo que habla. Espero puedas llevar tu bronca a la gente apropiada porque se que el mundo no esta lleno de chantas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s