Librepensador

No soy libre de mi pensamiento. Él le da sentido a lo que veo, siento y presumo.

Si, libre de pensar lo que quiera.  Sin inquisición, ni persecuciones, listados con sentencia de muerte ya no coartan los alcances de la capacidad de mi creación. Pero no del todo. Mi historia, generación, tiempo y espacio me enmarcan ¿Hay salida del cerco azaroso que me toca?

¿Puedo ser libre de los valores a los que adherí y sostengo?

¿Seré libre de pensar que esas demandas son reivindicadas por algún representante? ¿Se permite la vinculación sentimental a un intelectual con su líder? ¿El pensamiento será libre de racionalidad o de sensibilidad?

No soy libre pensadora. Pienso y ahí alcanzo la libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s