Errores preciosos

Se necesitan malos poetas.
Buenas personas, pero poetas 
malos. 

 

No es que uno tenga obsesión por la ortografía, no. De hecho, aborrezco a esos “correctores ortográficos” que pululan en los comments de los blogs, en twitter y en otros callejones del cyberespacio. Malditos trolls de la ortografía que señalan el error ajeno y promueven una revolución en nombre de la Real Academia Española.
De ninguna manera asumiría esa cómoda e inútil posición. No me horroriza el error, sino que me molesta un poco la pereza que está detrás de los errores que habitualmente vemos en los sms, en los chats, incluso en los diarios y en los textos académicos. Y no se trata de ignorancia, sino de pereza -insisto- porque la mayoría de la gente omite las tildes por pura y exclusiva vagancia. “Hay que apretar una tecla más”, “así escribo más rápido”, “se entiende igual” (¡no es cierto!), etc. También podríamos incluir acá a ciertos medios gráficos que decidieron prescindir de los correctores ortográficos (los seres humanos), para apoyarse en la inteligencia poco criteriosa de los procesadores de texto.
Para graficar lo que intento decir, voy a traer dos contraejemplos magníficos del error perezoso. El primero está en este cartel, en una cancha de fútbol 5 perdida en algún punto de la Ruta 8, conurbano profundo:
 Image
Otro caso que viene a mi mente en este instante es el de un compañero de colegio que le ponía tilde a las palabras en inglés. Se requiere una gran imaginación para hacer algo así. Y lo más increíble es que este loco estudiaba inglés particular, lo cual lo convierte en un genio de la invención.
Estoy plenamente convencido de que este tipo de errores merecen ser celebrados, porque no son producto de la pereza sino del atrevimiento. De chico escuché la frase “el que no arriesga, no gana” y me quedó grabada para siempre. Desde entonces intento aplicarla en cualquier ámbito (el fútbol, los naipes, los videojuegos, el trabajo, etc.); y todo lo que parece inspirado por ese principio me resulta familiar o propio, me genera empatía. Estos creativos atrevidos decorarán el mundo con sus errores preciosos, llenos de astucia y sin darle importancia a lo que pueda pasar.
Una moneda gira en el aire, y la “H” puede corresponder, o no. Lo importante es el azar y el riesgo.
.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s